Surinam: Historia de Surinam



Fort Zeelandia

Antes de la llegada de los europeos, el territorio correspondiente hoy a Surinam estaba poblado de tribus de amerindios, arawaks y caribes.
Los holandeses ocuparon el territorio en 1581 y, durante la primera mitad del siglo XVII, negociantes ingleses colonizaron la región. En 1667, los británicos cedieron su parte a los holandeses a cambio de la Nueva Holanda (en América del Norte).

A comienzos del siglo XIX, después de las guerras napoleónicas, Gran Bretaña reconoció oficialmente a Surinam como propiedad de los Paises Bajos. La esclavitud fue abolida en 1863, y numerosos inmigrantes venidos de India e Indonesia se establecieron en el territorio. En 1922, Surinam se volvió parte integrante del territorio de los Paises Bajos, pero una nueva Constitución adoptada en 1954 le confirió una gran autonomía en el seno del reino.

El 25 de noviembre de 1975, el Parlemento holandés decidió acordar la independencia a Surinam, dotado de una constitución de tipo parlamentaria, y Henck Arron, hombre político de origen criollo, fue entonces el Primer Ministro. Una centena de miles de habitantes decidieron sin embargo conservar la nacionalidad holandesa y emigraron hacia los Paises Bajos.

En febrero de 1980, Arron fue derrocado por un golpe de estado militar y el coronel Bouterse se instaló a la cabeza del país. Puso fin al régimen democrático y gobernó por decreto en tanto que comandante en jefe del ejército y presidente del centro político.

Sin embargo, la agitación social ganó a la población y la guerilla estalló en 1986, provocando una desestabilización de la economía nacional. El proceso de democratización fue simbolizado con la instauración de una nueva constitución, aprobada en 1987, que restauró un gobierno civil y organizó elecciones parlamentarias.

En enero de 1988, Ramsewak Shankar fue elegido presidente por la Asamblea Nacional, y Arron devino vicepresidente. Pero Bouterse continuó teniendo las riendas del poder y derrocó el gobierno de Shankar en diciembre de 1990.
Nuevas elecciones legislativas tuvieron lugar en mayo de 1991 y en septiembre del mismo año, Ronald Venetiaan devino presidente e impulsó al país hacia la firma de un acuerdo de paz con los rebeldes.